Los trabajadores del Marriott Marquis consiguen el reconocimiento de la Unión después de 35 años

El 7 de enero de 2021, nuestra Unión finalmente logró organizar el hotel NY Marriott Marquis. Aquí, la Housekeeper Inga Watson, el Houseman Said Mankor, el Houseman Michael Williams, y la Housekeeper Michelle Bartley firman tarjetas con la organizadora de HTC Margarita Denton.

11 de enero de 2021 3:16 PM

La semana pasada, nuestra Unión finalmente consiguió organizar el mayor y más antiguo hotel en Nueva York que no tenía representación de la Unión, el New York Marriott Marquis en Times Square. HTC gano reconocimiento como el representante de negociación colectiva de los trabajadores del departamento de housekeeping del hotel. Esta victoria marca el final de una campaña de evitar la Unión en el hotel por parte de Marriott de 35 años de duración.

Como se comunicó previamente en nuestra página web, en el mes de diciembre pasado, Marriott despidió aproximadamente a 850 empleados del Departamento de comidas y bebidas, y en algunos otros departamentos, incluyendo a housekeeping. La pandemia de COVID-19 le ha dado a Marriott una excusa muy oportuna para reducir los costos en Nueva York y otros mercados importantes en todo el país al deshacerse de empleados de largo tiempo y reemplazarlos con una fuerza de trabajo subcontratada. En los hoteles de Marriott representados por unión en la ciudad de Nueva York, trabajadores representados por unión no tuvieron sus trabajos subcontratados, subrayando la importancia de tener la protección de la Unión.

Cuando Marriott despidió a esos 850 trabajadores en el Marquis, muchos de los empleados restantes inmediatamente se pusieron en contacto con nosotros. Nuestra Unión ya tenía un esfuerzo de organización en marcha, incluyendo un comité de organización sólido que estaba haciendo su mejor esfuerzo por convencer a sus compañeros de trabajo a inscribirse con la Unión. Desafortunadamente, la estrategia de Marriott para evadir la Unión ha sido muy efectiva desde incluso antes de que el hotel abriera sus puertas en 1985. Requirió la eliminación masiva de la mayor parte del personal para que los trabajadores restantes entendieran hasta qué punto necesitaban la protección de un contrato con la Unión. El impacto del despido masivo propició el empujón final para darle a la Unión una supermayoría.

Julia Rybak, organizadora líder y directora de organización, comentó que “Esta es una victoria agridulce puesto que 850 trabajadores del Marquis se dieron cuenta, demasiado tarde, de que las corporaciones no están guiadas por emociones sentimentales como la lealtad”.

Marriott ha sido la compañía hotelera mayor más notoriamente opuesta a las Uniones durante la mayor parte de su historia. La compañía ha utilizado una estrategia de evasión de la Unión sumamente sofisticada y costosa en el New York Marquis, que es su hotel emblemático. En 1985, la gerencia del Marriott Marquis entrevistó a muchos solicitantes para cada uno de los 1,900 puestos en el hotel, aparentemente eliminando a todo aquel que la compañía creyera que podría tener una solidaridad potencial con la Unión. En una ciudad en la que todos los hoteles principales tenían representación de la Unión, había sospechosamente pocos trabajadores con experiencia con la Unión cuando el hotel abrió. El proceso de contratación incluyo entrevistas repetidas y pruebas de detección de mentiras, una practica que era legal en aquel momento. Años después de que la campaña había terminado, estas sospechas se confirmaron cuando la Unión obtuvo una copia del manual de un gerente instruyendo a los gerentes para evitar contratar solicitantes que provinieran de ciudades con gran densidad unionista, tales como Nueva York, Chicago y Seattle.

Durante toda la pandemia de COVID-19, el comité de organización de la Unión se reunió regularmente a través de Zoom, a medida que los trabajadores del Marquis continuaron intentando convencer a sus compañeros de trabajo de inscribirse con la Unión. Arriba aparecen unos cuantos miembros del comité de organización con los organizadores de la Unión, el 4 de enero de 2021.

Otra táctica habitual de Marriott era mantener un índice de rotación enorme, lo que dificultaba que la Unión alcanzara y mantuviera una mayoría de apoyo. Durante la campaña de tres años, que comenzó en 1985 y concluyó en 1988, la Unión había inscrito a más de 1,000 trabajadores, muchos de los cuales se perdieron debido a la rotación de personal antes de que siquiera llegáramos a una mayoría. La Unión perdió esa campaña cuando Marriott anunció que se estaba renegando en el acuerdo con la Unión sobre el conteo de tarjetas.

La pieza clave de la estrategia de Marriott de evasión de la Unión fue hacer un excelente trabajo de engatusar a los trabajadores para que creyeran que disfrutaban de los mismos niveles de salarios y beneficios que los miembros de HTC. La compañía sí les pagaba a los trabajadores del Marquis unos cuantos centavos más en salarios por hora, que Marriott recuperaba al estafar a los empleados por tanto como miles de dólares por empleado al año en otros asuntos salariales bajo la Unión tales como paga a razón de tiempo y cuarto, día feriado en lugar de otro y paga por trabajo de horas extra en el sexto y séptimo días. Además, durante muchos años, a una gran minoría del personal simplemente se le negó los beneficios, lo que contribuyó millones a las ganancias de Marriott. En el año anterior, la compañía decidió que podría ahorrar incluso más simplemente con la subcontratación de personal.

Desde el comienzo, la mayoría de los trabajadores del Marquis entendía claramente que sus salarios y beneficios dependían totalmente de los contratos que HTC negociaba para sus miembros. Cada vez que nuestros miembros recibían un aumento, ellos recibían el mismo aumento. Ellos también tenían un plan de seguro médico mucho mejor que todos los demás trabajadores de Marriott no representados por la Unión (y durante años, un plan mejor que incluso los gerentes en el Marquis) debido a nuestra Unión. Fue una lástima que suficientes de ellos nunca entendieron que, al afiliarse a nuestra Unión, ellos podrían haber aumentado tremendamente nuestro poder de negociación y eso hubiera sido de interés mutuo para aquellos trabajadores y para todos los trabajadores hoteleros en Nueva York. Por años los trabajadores en el Marquis confiaron en la promesa de la compañía que “garantizaría tratamiento justo” en vez de conseguir los derechos y las protecciones verdaderas que solamente un contrato de unión puede proporcionar. Por supuesto, esos mismos trabajadores ahora se han dado cuenta de que ellos subestimaron en gran medida el valor de la seguridad de trabajo con la Unión.

Ahora, la Unión representa tanto al Marquis como al Marriott Downtown, que fue organizado el 10 de diciembre, y la Unión tiene la intención de negociar excelentes contratos lo antes posible.

El presidente de HTC Rich Maroko comentó que “A pesar de que tomó más tiempo del que hubiéramos deseado, estamos sumamente satisfechos de que ahora el Marriott Marquis es un hotel de la Unión y les damos una calurosa bienvenida a nuestras filas a los trabajadores del Marquis”.

De izquierda a derecha: la organizadora Lindita Bastriaga, la encargada de espacios públicos Ana Román, la Housekeeper Irvinia Esprit, la Directora de Organización de HTC Julia Rybak, y la Housekeeper Marie Jeanty.
De izquierda a derecha: la organizadora de HTC Margarita Denton, la organizadora Amada Sosa, la Housekeeper Patricia Elson, la Directora de Organización de HTC Julia Rybak, y la Housekeeper Irvinia Esprit.
La Directora de Organización de HTC y organizadora líder en el Marquis Julia Rybak, les explica a los trabajadores del Marquis cómo llenar sus tarjetas para la Unión.