HTC gana elección de la JNRL en el Hampton Inn Soho con 89% de los votos

NYHTC - December 12, 2016 Share/Save/Bookmark

Read in English.

La Campaña anti-unión revienta en la cara de John Lam

Imagínate que por mas de un mes, cada día, múltiples veces al día, tu jefe te molestara mientras trabajas, para presionarte a apoyar al candidato Presidencial al que el apoya. Imagínate que te hiciera sentarte en reuniones por horas diciéndote mentiras, hablando del candidato y forzándote a ver los comerciales de televisión del candidato. Imagínate que te presionara a firmar un papel aceptando que no vas a leer nada o escuchar discursos de otros candidatos. Imagínate que te interrogara agresivamente y te exigiera que delataras a cualquiera de tus compañeros quienes estaban pensando votar por otro candidato. Imagínate que tu jefe fuera tan condescendiente e irrespetuoso que es obvio que piensa que eres estúpido. ¿Qué harías cuando al fin llegara el día de la elección y tienes la oportunidad de votar en una elección y tu voto es secreto?

“Yo vote ‘SI PARA LA UNIÓN’,” dijó la recepcionista Ivana Ramsammy, refiriéndose a la elección por representación sindical conducida el viernes 9 de diciembre por el gobierno en el Hampton Inn SoHo Hotel en Watts Street.

Ivana no fue la única trabajadora en el Hampton Inn SoHo que quería envirarle un mensaje a sus jefes. Este fue el conteo final:

Votos para la Unión (HTC) 31 (89%)
Votos en contra de la Unión 4 (11%)

La Ayudante de Desayunos Lissy Rodriguez comentó antes de la votación, “nosotros estamos asqueados y ofendidos por la campaña agobiante, sucia, grosera y deshonesta a las que nos sometió la gerencia. Algunos de mis compañeros estaban indecisos al comienzo. No sabíamos mucho acerca de la unión, pero la campaña de la gerencia en contra de la Unión nos convenció que los organizadores de la Unión era los bueno y el dueño y la gerencia los malos.”

“Estoy cansado de estos déspotas maltratando a las personas trabajadoras,” dijó el recepcionista Virgilio Rosado. El continuo, “Es nuestro problema por quien queremos votar, y si ellos nos presionan, no deben sorprenderse cuando pierdan.”

La mucama Jackie Hidalgo tenía esto que decir, “La gerencia tuvo el descaro de mentirnos sobre lo que la Unión nos estaba diciendo. Fue tan insultante y tan estúpido, porque nosotros sabíamos que era lo que la Unión estaba diciendo. ¡Y nunca dijeron las cosas que los consultores anti-unión como el payaso de Keith dijo!”

“¡Estoy tan feliz que no puedo ni hablar!” exclamo el Ayudante de desayunos Fernando Muñoz cuando se contaron los votos.” Esta victoria nos pertenece a todos nosotros: a mis compañeros, a mi, y a nuestras  familias. Yo sabia que mis compañeros tiene demasiado respeto a si mismos y son demasiado inteligentes como para permitir que la gerencia nos derrote.  El Sr. Lam y sus gerentes deberían estar avergonzados de sí mismos por tratar de engañar e intimidar a las personas por las que su hotel es un éxito.”

Las Condiciones Típicas de un Hotel sin Unión

Cuando los trabajadores del Hampton Inn SoHo vinieron a HTC por primera vez a reunirse con los organizadores, describieron las condiciones de trabajo típicas en los hoteles sin unión: ningún tipo seguridad laboral, salarios bajos, beneficios que cuestan mucho y cubren poco, horarios impredecible y abusivo, y favoritismo desenfrenado.

Actualmente las mucamas en el hotel ganan tan sólo $14 por hora, menos de la mitad de lo que esta garantizado a ganar por hora una mucama en el contrato máster de HTC, el Acuerdo General de la Industria, (Industry-Wide Agreement, “IWA”).

La Inspectora de Habitaciones, Juana Arias tenía esto que decir: “Nosotros nos rompemos las espaldas trabajando por salarios de miseria. Como proveedora de mi familia, yo tengo que tener un segundo trabajo repartiendo periódicos para tratar de llegar al final de la semana. No tengo tiempo para dormir o para pasar tiempo con mi familia.”

“La última vez que la gerencia nos dio un supuesto ‘aumento’,” añadió la  mucama Vanessa Acosta, quien asistió como observadora de la unión durante la elección, “la mayoría de nosotros recibimos sólo .25 centavos más por hora. ¡A una de mis compañeras le dieron .5 centavos! Eso ni siquiera se merece que le llamen aumento.”

Los trabajadores quienes están subscritos al plan de salud del hotel pagan alrededor de $50 por semana por cobertura individual alrededor de $100 semanal por un plan que cubre a sus dependientes. Muñoz explicó que muchos de los trabajadores quieren la opción de participar en el seguro de la industria que provee el contrato IWA: “Yo tengo problemas de salud serios, y eso quiere decir que realmente trabajo sólo para pagar cuentas médicas. Tratar de obtener el cuidado que necesito con el plan del hotel ha sido una pesadilla. Pero yo mismo he visto lo extraordinario que es el plan de salud de la Unión. ¿Un plan sin pagos semanales, sin deducibles y sin copagos? Eso es lo que mis compañeros y yo nos merecemos.”

Una Campañas Anti-Unión de Locos

El Hampton Inn SoHo le pertenece al notorio empresario hotelero John Lam, un Ebenezer Scrooge moderno. Lam ha hecho su fortuna explotando brutalmente a otros inmigrantes, pagándoles salario de nivel de pobreza, y muy por debajo de los sueldos promedios en los hoteles de la Ciudad de Nueva York.

John Lam (Owner)

John Lam (Propietario)

Lam también es dueño del Sheraton Four Points Chelsea, cuyos trabajadores votaron por unirse a HTC en el 2007. El ha estado casi una década luchando en la Corte Federal el derecho de la unión de representar a sus trabajadores, sin éxito. A pesar de gastar millones de dólares en gastos legales, Lam ha pérdido en cada etapa en la corte.  En Noviembre 2015, un juez federal certificó a HTC  como el representante de la unidad de negociación colectiva de trabajadores del Four Points y ordenó a Lam ha negociar con la Unión.

“El Sr. Lam trato de utilizar el hecho de que estuvo retrasando en las cortes  la representación de los trabajadores del Four Points para asustarnos y que votáramos en contra de la unión,” dijó mucama Nana Konadu. “Los trabajadores del Four Points no están pagando las cuotas de la unión porque la unión no te cobra cuotas hasta que tengas un contrato que sea ratificado por la mayoría de tus compañeros de trabajo. Así que como yo lo veo, el hecho de que la unión ha estado luchando en la corte con John Lam (propietario) por los derechos de los trabajadores del Four Points y el Sr. Lam ha estado tratando de engañarlos esos es un punto en su contra y a favor de la Unión.”

En luz del récord de Lam, no es una sorpresa que – al poco tiempo de  que HTC peticionó por una elección de representación en el Hampton Inn SoHo-, la gerencia empezó una campaña anti-unión inclemente y agresiva. La gerencia contrato a múltiples abogados y dos “consultores laborales,” (otro nombre en la industria para asalariados mentirosos anti-unión) Juan “Mundo” Santana, y Keith Peraino, quienes planificaron un programa de cuatro semanas para  lavarle el celebro y acosar a los trabajadores.

“Una de las primeras cosas que la gerencia hizo fue pedirnos a todos que firmáramos un papel diciéndole a la Unión que no hablara con nosotros o que no nos enviaran ninguna información,” cuenta del Ingeniero Mike Serrano. “¡Quienes se creen que son, tratando de controlar con quien podemos hablar o que podemos leer!”

Santana y Peraino insultaron la inteligencia de los trabajadores, y pasaron su tiempo asechando los pisos interrogando a los trabajadores múltiples veces al día y reportando todo a la gerencia.

Al fin de cuentas, entre todo el equipo de la gerencia, abogados, propietarios y consultores llevaron a cabo 140 reuniones individuales con los trabajadores, y 7 diferentes reuniones cautivas. La gerencia cometió docenas de violaciones de las leyes laborales, desde espiar a los trabajadores a interrogarlos sobre quienes apoyaban a la Unión,  amenazando con negar las peticiones de vacaciones y reteniendo los aumentos que ya se habían planificado.

La gerencia dijo mentira tras mentira sobre lo que significa la membresía de la Unión, y sucedería si los trabajadores decidían votar a favor de la Unión. El mismo John Lam visito el hotel múltiples veces presionando a los trabajadores y asegurándoles que si la unión los representaba eso lo obligaría a cerrar el hotel, convertirlo en un hogar para desamparados, o convertilo en condominios.

Virtualmente cada día los trabajadores estaban sujetos a amenazas, y propagandas de la gerencia, incluyendo videos pre-producidos anti-unión.

“John Lam piensa que somos estúpidos, pero no lo somos,” continuo Konadu. “El tendrá mas dinero que nosotros, pero nosotros tenemos respeto a nosotros mismos.”

“La gerencia y los consultores hicieron y dijeron todo lo que la unión predijo que harían,” se rio Acosta. “Algunas veces fue hasta palabra por palabra.”

La campaña anti-unión del hotel alcanzo su punto más alto los días antes de la elección. La gerencia publico en la red aperturas de los puestos de trabajo en su pagina web posiciones abiertas, titulándolo “Mucamas Temporales x 22” y “Recepcionistas Temporales x 7” en un intento desvergonzado de asustar a los trabajadores, haciéndoles pensar que iban a ser remplazados.

Además, los trabajadores de quienes la gerencia tenían sospechas que apoyaban a la Unión recibieron mensajes de textos amenazadores de teléfonos anónimos. Muñoz recibió mensajes que afirmaban que el había recibido dinero por parte de los organizadores de la unión (el no ha recibido un centavo ni compensación de ningún tipo) y que decían que el estaba “acabado”  e iba “para abajo.” “Si alguien pensó que eso iba a asustarme, ” dijo Muñoz, “están muy equivocados. Las amenazas y las campaña de mentiras sólo me han hecho más fuerte y más comprometido con esto.”

En un punto de la campaña, los trabajadores recibieron mensajes de texto, también de números anónimos haciéndose pasar por la unión, anunciando que la Unión estaba a punto de llamar a una huelga en el hotel.

“Ese es otro ejemplo de que tan estúpida la campaña anti-unión fue,” explico Rosado. “Nadie creía que esos mensajes venían de la Unión”

Los trabajadores de Hampton Inn SoHo y el personal de la Unión celebran su victoria.

 

Siguiente Pasos: Negociación del Contracto

Luego de ganar la elección de representación en el hotel, la unión ahora tendrá que negociar un contrato de parte de los trabajadores. Durante reuniones repetidas, John Lam y sus secuaces amenazaron que las negociaciones para un contrato durarían muchos años. En una reunión, el consultante anti-unión, Peraino alego que la propuesta inicial de la compañía durante negociaciones seria “cero dólares” ó, en el mejor de los casos, una reducción al “salario mínimo”.

Los trabajadores del Hampton Inn Soho están impávidos por estas amenazas y están comprometidos completamente a ganar una contrato justo. Mucama Yanira Monsanto comento: “Nosotros merecemos un contrato que es tan fuerte como el contrato disfrutado por cada trabajador de hotel con unión en la Cuidad de Nueva York. Mis compañeros y yo estamos listos para hacer todo lo necesario para ganar esa lucha.”

La Directora Asistente de Organización de HTC Arisha Sierra-Blas, que trabajo como la organizadora principal en la campaña, tuvo esto que decir: “Los trabajadores del Hampton Inn Soho son unos de los más fuertes trabajadores que hemos organizado. Yo se que estarán comprometidos 100 por ciento y harán todo lo necesario y que nuestros 32,000 miembros en la Ciudad Nueva York, en el estado, y en Nueva Jersey están listos para respaldarlos.

El Presidente de HTC Peter Ward, en dando la bienvenida a los trabajadores a la Unión, añadió: “Si John Lam quiere una pelea en el Hampton Inn Soho, es exactamente lo que lograra. El Hotel Trades Council traerá el peso completo de sus recursos y poder para ganar esta pelea y respaldar a los trabajadores que hoy votaron valientemente para acabar con su explotación.”

Mantente alerta aquí para las ultimas noticias sobre las negociaciones del contrato.